domingo, junio 30, 2013

LOS ECOS DE LA TRAGEDIA,javier perez campos

DESPUES DE SU EXISTO "EN BUSCA DE LO IMPOSIBLE" ,Javier Pérez Campos SE EMBARCA EN UN NUEVO VIAJE LLENO DE MISTERIO,TRAGEDIA Y EMOTIVIDAD,
LOS ECOS DE LA TRAGEDIA,PROMETE CONVERTIRSE EN NUESTRO LIBRO DE CABECERA DE ESTE JOVEN REPORTERO DE CUARTO MILENIO,JOVEN,PERO CON MUCHA EXPERIENCIA..


En esta ultima obra tocas varias tragedias, los alfaques, rocas altas y corona de Aragón, entre otros,después de recorrer mas de media España,cientos de horas de grabaciones de audio ,video ,fotos, documentación e investigación de campo. ¿Hay vida después de la muerte?
Ojalá tuviera una respuesta, pero no lo sé. Solo dudas y más dudas. Lo bonito es que al final sea el lector quien arme su propia teoría. Pero después de esta historia tan profunda e intensa algunas dudas se han disipado. Han sido demasiadas casualidades, demasiados testigos  de fenómenos extraños que, sin saber nada de algunas tragedias, daban detalles minuciosos de lo que había ocurrido en determinados lugares marcados por el dolor.
Pero eso no nos vale como indicio de que haya vida después de la muerte. Puede obedecer a otras miles de causas, aunque todas igual de interesantes…


En el libro,se te ve muy concienzado con los familiares de las victimas de estas tragedias.sin desvelar el contenido del ibro.¿alguno de ellos han tenido experiencias extrañas con familiares fallecidos?
Sí, de hecho hay una historia personal muy intensa dentro del libro. Es la historia del “niño del polo”, para mi fundamental en la trama porque la dota de un valor muy especial, de una visión desde dentro del huracán.
Él fue un niño milagro, un superviviente del accidente de Los Alfaques que salió completamente ileso del fuego. Por desgracia, su familia no corrió la misma suerte. Los medios intentaron localizarlo por todas partes, pero nunca dieron con él. Hasta que él se puso en contacto conmigo para contarme su historia que, sorprendentemente, parecía tener relación con las supuestas apariciones del camping.
Hay dos momentos relacionados con su historia que han sido de los más emotivos no solo de esta investigación, sino de toda mi vida.


De todas estas tragedias comentadas y estudiadas en el libro. ¿cual para ti fue  la mas trágica?
De alguna forma he intentado alejarme de los detalles técnicos de las tragedias para enfocar la investigación en las historias personales, en los auténticos dramas y milagros de cada una. Detrás de cada titular hay una historia. Y la idea era profundizar en esas historias que algunos grandes medios pasaron por alto porque no podían darles más espacio.
Y, a nivel personal, la tragedia de Los Alfaques es una de las que más me ha impactado. Fue la gran tragedia española de 1978, y estuvo llena de serendipias. Por ejemplo, hubo un caso de un hombre que perdió allí a su mujer. Justo un año después, cuando este hombre había rehecho su vida con otra persona, volvió a perder a su nueva mujer bajo el fuego, esta vez en el incendio del hotel Corona de Aragón, el 12 de julio de 1979… Precisamente cuando se acababa de cumplir el primer aniversario de la tragedia de Los Alfaques.

Después de tantos kilómetros,noches en vela,pruebas etc ¿Qué es mas difícil y agotador  para el autor ¿investigación o documentación?
Ninguna de las dos, al menos durante el momento de la investigación. En esos meses estás tan absorto en la historia que la emoción sirve como analgésico contra el agotamiento.
Éste llega cuando todo ha terminado, cuando ya has conseguido llegar al final de todo.


Has visitado lugares con tragedia,fosas comunes ,supongo que esto no es fácil para una persona,escarvar en la memoria mas dolorosa de la España trágica y tu querido amigo eres de carne y hueso y tienes tus sentimientos como cualquier persona,pues los amantes del misterio no somos de hierro y tu no eres una excepción.¿en que lugar de los nombrados en el libro lo has pasado peor anímicamente?
Quizá el punto clave sería la fosa común del cementerio de Tortosa donde fueron enterrados los “no identificados” de la tragedia de Los Alfaques. Allí se abría una nueva vía de investigación para una de las historias más crudas del libro. Recuerdo llegar allí en soledad, casi al final de la investigación, con absoluto respeto. Pasé largos minutos reflexionando en ese lugar, y fue otro de esos momentos de gran emotividad.

Después de acabar de leer el libro,me atrevo a decir que su lectura no esta enfocada exclusivamente para amantes de lo desconocido,sino también por mentes inquietas y por supuesto a personas que les interesa la historia de nuestro país ¿ha sido tu intención?
Bueno, la intención ha sido reflejar con la mayor veracidad algo que parece increíble. Una historia llena de casualidades y momentos de todo tipo. Yo he llegado a emocionarme con la historia, y sé que algunos amigos que leyeron el manuscrito antes de entregarlo a la editorial también lo hicieron. Y ahora, algunos lectores, me cuentan que también lo han hecho. Porque la historia es cruda, pero también está llena de esperanza.
Y no solo hay misterio, tragedia y oscuridad, también hay historia, aventura, emoción, milagros imposibles pero auténticos… Por eso puede llegar a más lectores.


Me ha llamado mucho la atención,las pocas fotos que has decidido incluir en el libro,y que las que hay están en una misma zona del libro¿a que se debe este cambio?
Bueno, la idea es que la selección de fotos fuera clave para no distraer demasiado la atención del lector de la propia historia, que ya tenía fuerza de por sí. Así que ese material no es solo ilustrativo, es determinante para creer algunas cosas. Es la prueba gráfica.

Haces especial mención a los alfaques ¿Qué tiene aquel lugar que te llama tanto la atención?
Para mí es el lugar de España donde se concentran más testimonios de personas que dicen haber visto exactamente lo mismo. Ninguno se conoce entre sí y, sin embargo, sus versiones coinciden a la perfección.
Testigos de todos los ámbitos de la sociedad: árbitros, médicos, periodistas, políticos, abogados, pescadores… Hasta tal punto, que los vecinos de pueblos cercanos han bautizado ya a las apariciones como “los niños del cubo”, porque muchos los han visto.
Para mí ha sido clave encontrar un lugar así, con tantos testigos y tan dispares, describiendo exactamente lo mismo…
Para acabar,un poco de humor¿Cuándo piensas jubilar a ese pobre seat cordoba?
Jejeje, es el coche de Martín Moraleda, con el que circulaba la noche en que tuvo la extraña visión de la familia en el arcén de Los Alfaques… Cuando regresamos al camping diez años después de su vivencia, en otro de esos momentos emotivos, ya lo había jubilado…