lunes, diciembre 21, 2015

UN OVNI EN LA CARRETERA

ENTRADA Nº173   



Normalmente, la mayoría de avistamientos ovni, se suelen dar a mucha altura y son poco objetivos, normalmente son luces en el cielo a miles de kilómetros de altura, que objetivamente hablando, tienen poco peso a no ser que su trayectoria sea “inteligente”, pero en ocasiones, esos avistamientos son muy radicales y transcendentes, como el caso de José (nombre ficticio para preservar su identidad).

Es invierno del año 1967, José se dirige a su domicilio después de ver a su pareja, residente de la localidad sevillana de Gerena se dirige en su moto por la oscura y poco transitada carretera que une gerena  y olivares, cuando a la altura de la
torre de san Antonio, también conocida por la torre mocha, observa una gran luz levitando a unos pocos metros del suelo cerca de la torre.

Este “objeto” parece  percatarse de su presencia, se eleva unos metros mas, y en un instante se coloca en medio de la carretera hacia donde pepe iba a pasar con su moto, obviamente pepe detiene su moto aterrorizado, pero con el motor en marcha por si tuviese que salir huyendo del lugar,<<pude ver ese objeto a unos 100 metros de mi perfectamente, allí , esperándome>> me decía el testigo, un objeto luminoso discoidal que en su centro tenia una gran esfera con unas luces de colores que se movían, esas luces emitían un sonido al moverse, un sonido metálico.


Tras cinco interminables minutos que José permaneció inmóvil en su moto, aterrorizado, el extraño artefacto se levantó unos metros y en un instante volvió al lugar inicial, a faldas de la torre de san Antonio, José vio su oportunidad y a toda velocidad siguió su camino con las luces apagadas, su terror era tal que arriesgó su propia ida al circular sin luces con su moto.


Al llegar a casa, su padre se dio cuenta que le ocurría algo, José le explico lo sucedido y días mas tarde fueron a ver al prestigioso ufólogo de Gerena,  Joaquín Mateos Nogales que investigo minuciosamente el caso.